jueves, 22 de diciembre de 2011

Capítulo 8: More than brothers.

Maratón [5/6]
388923_311057062242944_100000159597062_1462895_1784113381_n_large

¿Porqué me sentía tan mal si era el el que me había encerrado aquí? Me sentía como una mierda, como si le hubiese echo daño a alguien a quien quiero, y mi jodida mente no lograba recordar de que conocía a Ryan, lo sentía tan cercano a mi, a pesar de saber NADA de el, me sentía con la necesidad de intentarlo hacer sentir mejor.

-Oye...- le dije poniéndome de cuclillas a su lado -No se porqué, pero me veo con la necesidad de hacerte sentir bien- le expliqué -¿Hay algo en lo que te pueda ayudar?- le pregunté.
-Tu no lo entiendes Sky- dijo sollozando.
-Pues no, no lo entiendo, pero si me lo explicas tal vez lo llegue a entender- dije sentándome a su lado para mostrarle confianza.
-No, no puedes saber que es el sentimiento de dolor y tristeza que tengo dentro- me explicó -Tu no sabes lo que es que tu propia hermana, en teoría muerta, no te recuerde- me dijo y me miró.

"...tu propia hermana, en teoría muerta, no te recuerde" "...tu propia hermana, en teoría muerta, no te recuerde" "...tu propia hermana, en teoría muerta, no te recuerde" "...tu propia hermana, en teoría muerta, no te recuerde" "...tu propia hermana, en teoría muerta, no te recuerde" ... Esa frase resonaba una y otra vez en mi cabeza "...tu propia hermana, en teoría muerta, no te recuerde" ... ¿Tu hermana en teoría muerta no te recuerde? Se quería referir a mi. Entonces el me cogió de las manos, y con lagrimas en los ojos volvió a hablar.

-Léeme- me dijo.
-¿Que?- pregunté, ¿como que "Léeme"?.
-Tu a veces oías voces en tu cabeza, concéntrate en mi, y solo en mi, olvídate de todo lo demás- me dijo firme pero decaído, yo solo asentí.

Apreté fuerte sus manos con las mías, cerré los ojos casi a presión e intenté vaciar mi mente para volcarme totalmente en Ryan, y todo se volvió mas negro de lo que era. En mi mente empezaron a pasar miles de momentos como un flash pero que supe interpretar a la perfección. El nacimiento de un bebe un 13 de noviembre, su primer cumpleaños, sus tardes en el parque con su hermanito, sus noches extrañas, sus risas, sus llantos, sus juegos, sus paseos en caballo, sus días de picnic en familia... Y su, supuesta muerte... No era un accidente de coche... AHORA ENTENDÍA MUCHAS COSAS, LA GRAN MENTIRA. Mis padres habían muerto aquel 22 de Octubre de 2003, y ese día desparecí de la vida de Ryan, y Ryan de mi vida, borraron todo, todo por tal de no hacernos sufrir mutuamente. Quería abrir mis ojos, para ver a mi hermano... Si, el era mi hermano... Pero mi cerebro no respondía... Noté como me movían muy bruscamente tirándome casi al suelo, y abrí mis ojos de repente, jadeando, como si hubiese corrido una maratón. Estaba sudando y llorando, todo a la vez. Miré a mi alrededor, seguía en aquel cuarto semioscuro, pero ahora estirada en el suelo y Ryan mirándome con cara de mucha preocupación. Cuando mi cuerpo reaccionó me tiré encima de el llorando, era mi hermano, después de 6 años... Mi hermanito...

Ambos llorábamos, pero esta vez creo que de alegría mas que de otra cosa.

-Ryan...- dije en sollozos -¿Como me he podido olvidar de ti?- pregunté apretándolo con mas fuerza.
-Tranquila pequeña- me dijo el también apretándome, llorando, pero mas sereno que yo -Ya estoy aquí, y ahora nunca nadie me va a separar de ti- dijo acariciándome la espalda. 

Había perdido 6 años de mi vida sin mi hermano, tenía que hablar con Trevor y Roanld de esto pero ya, pero primero, debía salir y volver a mi cuarto, se lo tenía que explicar a Lorraine.

-En el entreno no dejaba de mirarte, te me hacías familiar, y ahora cuando te he visto... He sabido que eras tu, Sky- me dijo, me separé de el, y le miré.
-Debe de haber sido frustran-te aguantarme en ese plan...- dije cabizbaja.
-No cielo- dijo el obligándome a mirarle -Es el simple echo de el no haberte tenido, el haber sufrido una muerte que nunca existió- dijo el, sonriéndome -Mírate- me dijo ahora, ya estábamos mas calmados -Estas preciosa, echa toda una mujer- me dijo.
-Pues nada que tu- dije sonriendo-le -Nunca te hubiese imaginado con esta rapada- dije pasando-le la mano por la cabeza, ahora tenía bastante pelo, pero antes tenía melenita, hacia el lado, aunque ahora estaba mucho mas guapo.
-He madurado- dijo haciendose el chulo, mi hermanito y sus aires de chulay, el no había cambiado.
-Si... Sobre todo eso...- dije con sarcasmo -Ryan, me tengo que ir ya a la habitación, Lorraine se va a preocupar- dije esto ultimo porqué llevaba 1 hora ahí metida.
-Oh, vale, te acompaño hasta tu habitación ¿vale?- me preguntó.
-Vale- dije abrazándole.


Ambos salimos de aquel cuarto tan oscuro, y a causa de la luz, entrecerré un poco los ojos, luego me los froté, y me llevó hasta la torre sur, la planta 9, yo no me acordaba muy bien del numero de habitación.Así que le hablé a Lorraine por la Blackberry, vi que tenía varios mensajes de preocupación, pasé de ellos, y le puse:


* Conversación vía Chat*


Sky: ¿Cual es el numero de la habitación?
Loo': 4314, por tu vida ven ya!
Sky: ok


*Fin de conversación*


Le dije que era la habitación 3413, el me explicó que la suya era la 3400, no muy lejos de la mía, pero si un poquito. Me dijo que compartía habitación con Jason, ese era el chico tan guapo, el de los ojos miel, y la mirada penetrante. Llegamos a mi cuarto, saqué la llave y abrí, me adentré un poco, y el se quedó recostado en el marco de la puerta.


-¿Quieres pasar?- le invité.
-Me encantaría cielo, pero me tengo que ir a duchar- dijo el, y recordé que había tenido entrenamiento, y llevaba el chándal.
-Pues bueno...- le dije.
-Dame tu numero- me dijo y me pasó su IPhone, yo lo marqué y me hice una llamada perdida, para así tener el suyo.
-Hasta luego cariño- me dio un abrazo, y un beso en la mejilla y desapareció.


Suspiré profundamente, y cerré la puerta, me giré y vi a Lorraine, mirándome como si estuviese flipando, bueno, yo también fliparía si hubiese visto semejante escena.


-¿Que acaba de pasar?- me preguntó.


Me senté a su lado, y le comencé a explicar, al principio no se lo creyó, yo tampoco me lo creería, pero después del giro que acababa de pegar mi vida, me podía creer cualquier cosa, me acabó creyendo.


-Así que... Ryan es tu bro- dijo Lorraine con una sonrisa picara.
-¿En que estas pensando?- le pregunté riendo.
-Uhh, cariño, no quieras saberlo- reí por su comentario en tono sobrado, era tan guay tener una amiga chica.
-¿Sabes?- me preguntó -Mañana tendremos que comprar muchas cosas- dijo ella.
-Si- le dije -Me quiero comprar sabanas- le dije -Y algo de comida tipo galletas o así- le dije.
-Eso cómpralo aquí- me dijo.
-Acaso hay tiendas aquí?- pregunté.
-Claro- me dijo ella -Hay de todo, hay cine, hay restaurante, hay tiendas, hay de todo- me explicó.
-¡Que bien!- le dije.




Luego bajamos a un comedor enorme a cenar, nos sentamos con Christian y sus amigos, me sentía un poco bastante incomoda allí, ya que Lorraine hablaba con un chico del cual no me acordaba de su nombre, y Christian no paraba de mirarme, no me gustaba ese chico, en ese momento, vi entrar a mi hermano al enorme comedor, con sus dos amigos a derecha y izquierda, escuchaba en mi cabeza los suspiros de muchas niñas deseando que Jason les dedicara una mirada, pero el seguía con su cara fría y neutral, mi hermano se paró delante de mi, y me dio un beso en la mejilla.


-Hola- le dije.
-Hola- me dijo -¿Cenas conmigo?- me preguntó, todos en aquella mesa habían callado, le tenía respeto a Ryan y sus amigos, o al menos eso me contó Lorraine,  eran algo así como los chungos, Lorraine estaba deseando que dijera que si, pero no podíamos irnos así de esta mesa, quedaría descortés.
-Lo siento, ya estoy cenando con ellos- dije excusándome.
-No pasa nada- dijo mi hermano, y me sonrió -Luego seguramente me pasaré por tu habitación ¿vale?- me dijo, y vi como su amigo, Chaz, le pegaba un codazo disimulado.
-Oh- dijo el mirando a Chaz -Este es Chaz- dijo señalando a Chaz -Y este Jason- el chico volvía a mirarme intensamente, me ponía muy nerviosa, intenté aguantarle la mirada pero no pude, y aparté mis ojos de los suyos, aunque desease volver a posarlos otra vez sobre los suyos.
-Hola- dije y sonriendo, Chaz me devolvió el hola, pero el otro ni se inmutó, seguía mirándome de aquella manera tan provocadora.
-Luego nos vemos cielo- me dio un beso en la frente y se fue a su mesa, para dar paso a hablar con sus amigos, pero aquel chico, Jason, seguía sin apartar los ojos de mi.


Muchos chicos me preguntaron si estaba saliendo con Ryan, y a Christian pareció importarle mas que a ninguno otro, y les expliqué que el era mi hermano, y todos lo entendieron aunque muchos se extrañaron ya que pensaban que Ryan era hijo único. Lorraine y yo volvimos a la habitación. Yo entré al baño, y me pegué una ducha, enrollé mi pelo en una toalla, cogí mi pijama y me lo puse.Leí un sms de mi hermano diciendo que no podía venir. Me senté en mi cama, y Lorraine en la suya, estábamos en frente.


-Es tan guay tener a alguien en la habitación- me dijo sonriendo.
-Me alegra que te haya caído bien- le dije.
-Oye- me explicó -¿No iba a venir tu hermano?- me preguntó.
-No- le dije -Me ha dicho que no puede- no sabía si preguntarle, aunque dudo mucho que me dijese que no.
-Oye Lorraine...- dije en tono dulce.
-Dime- me dijo con cierta duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido, comenta y dame tu opinion, y ayúdame a mejorar día a día mi blog, para así tener mas calidad :)

Att;Nerea Camacho